JOAN PALLARES

JOAN PALLARES

Artista catalan afincado en Valladolid, nos ofrece su especial visión sensitiva de las rías cántabras, con sus flujos, lodos y movimientos.  Expone en la Biblioteca de Villanueva de la Peña

 

MARTA GONZÁLEZ

MARTA GONZÁLEZ

Marta nos presenta su última colección de óleos, de tinte naturalista.

MARÍA PAZ HERRERA

MARÍA PAZ HERRERA

Arquitecta de profesión, la muestra de pinturas que nos ofrece gira en torno a los rincones de nuestros pueblos, con una visión personal de la arquitectura popular.

CANDELAS DURÁN

CANDELAS DURÁN

Nos ofrece en la Casa Gótica una colección principalmente de óleos en torno al retrato y a la figura humana

ELVIRA CAMINO CONDE

ELVIRA CAMINO CONDE

Artista local, nos ofrece su opera prima, fruto de una observación muy personal de su entorno íntimo, con sugerencias simbólicas y evocadoras

MARÍA CIFUENTES

MARÍA CIFUENTES

Nos ofrece una visión casi abstracta del paisaje próximo de nuestros valles y playas, con una sutiliza cercana a la poesía

CRISTINA PRIETO MORENO

CRISTINA PRIETO MORENO

Nos ofrece en la Casa Gótica de Mazcuerras, una colección de óleos de temática naturalista

CESAR CUBILLAS

CESAR CUBILLAS

Arquitecto y dibujante, nos ofrece su último trabajo de acuarela y plumilla.

JOSÉ ANTONIO GALLEGO. – “ROMPIENDO MUROS”

JOSÉ ANTONIO GALLEGO

ROMPIENDO MUROS

En Mazcuerras se encuentra uno de los conjuntos arquitectónicos más singulares de toda Cantabria. Casonas, casas ganaderas, palacetes, plazuelas, rincones urbanos de extraña belleza, jardines escondidos, tapias y muretes que revelan hermosos ejemplares arbóreos, socarrenas con un selvático encanto vegetal, capillas integradas en viviendas; viviendas en general que transmiten el mensaje de que las personas que las habitan no son indiferentes a la belleza, al buen gusto, o a la tradición bien entendida. En este entorno, y en un entorno natural mucho más amplio se desarrolla el festival de arte Aselart.

Recibí el encargo de Aselart de presentar una exposición en el marco de dicho festival, pero me pareció que el contexto de intervenciones artísticas y land-art que planeaba sobre dicho evento merecía otro planteamiento que meras fotografías realizadas previamente. Y aunque soy un firme defensor de que, en general, la imagen debe defenderse a sí misma sin necesidad de un entorno discursivo bien armado (a veces excesivamente armado), decidí proponer al menos una especie de juego amable, de pequeña indiscreción fotográfica.

Se trataba (del mismo modo que se “da voz” a alguien) de “dar mirada” a todos esos visitantes que con frecuencia pasean por los pueblos de Cantabria, y especialmente por la zona de Cabuérniga y Valle del Saja, y que se preguntan intrigados qué habrá al otro lado de esos ventanucos, qué estancias, quién las habitará, qué rincones ocultos ocultan a su vez esos muros, qué tipo de vida transcurre al otro lado de esas piedras nobles, quiénes disfrutan de esas paredes, qué plantas sestean en esos jardines tan sólo intuidos. Y esta idea, unida a la aparente actitud esquiva o distante que un viajero poco atento podría llevarse de los habitantes de estos maravillosos pueblos, me hizo pensar en esta propuesta que ha venido en llamarse “Rompiendo Muros”. Se trata, pues, también de un homenaje a las personas de estos pueblos, en este caso de Mazcuerras, y el reconocimiento a una forma de vida callada, trabajadora, y en cierto modo interiorizadora de la belleza que la rodea.

La razón de que el trabajo se presente en blanco y negro es, no sólo el aliento poético de dicho formato, sino también la negativa a que el color compitiese -y perdiese- con el decorado circundante. Y la presentación en un formato humilde, humano, cercano al metro en su lado más grande, responde a la intención de huir de cierta grandilocuencia y ofrecer algo parecido a una ventana (incluso en su tamaño habitual) para que el paseante vea con exactitud lo que ese muro esconde. Así, el trabajo que se presenta responde casi con “milimetría” a lo que se encuentra a ese nivel y al otro lado del muro, ya sea del jardín o de la casa. En ocasiones aparecen los propios moradores, justo en la actitud en la que suelen habitar ese espacio. Mi agradecimiento también a ellos, y a todos los que me han permitido romper sus muros…

José A. Gallego

LUCIERNAGOS. “FOTOGRAFÍA NOCTURNA EN LA ERMITA DE CINTUL”

LUCIERNAGOS. “FOTOGRAFÍA NOCTURNA EN LA ERMITA DE CINTUL”

LUCIERNAGOS, es un grupo constituido por 4 amigos fotógrafos, especializados en fotografía nocturna, que han aprovechado el entorno de nuestra ermita de Cintul, como escenario para desarrollar su trabajo.

CARLOS DE GREDOS. -“FUENTE ORNAMENTAL JAPONESA”

CARLOS DE GREDOS. -“FUENTE ORNAMENTAL JAPONESA”

Carlos, procedente de Avila, creador y director del “CERRO GALLINERO”,  enclave de arte y naturaleza en plena Sierra de Gredos y artista landart, nos ofrece para esta edición una intervención con el agua.   Su título: FUENTE ORNAMENTAL JAPONESA,  dispuesta en el centro del caudal del río PULERO, a la entrada del pueblo de Mazcuerras.  Desafía y provoca el reflejo estético al encontrarte en un entorno natural del flujo del agua, un elemento propio de un jardín de creación humana.

El segundo adjetivo del título es un homenaje a un pueblo y su cultura, motivo de inspiración para esta obra. Los japoneses no solamente disfrutan con la contemplación de los elementos naturales, una cascada, el curso de un río, sino que a lo largo de su historia han sentido la necesidad de hacerlos propios, interviniendo con todos los elementos que conforman su territorio. Se podría decir que es el pueblo por antonomasia de la naturaleza y el arte. La inversión de términos ha sido premeditada. Primero nos inunda todos los sentidos la naturaleza y después como en un acto de acción de gracias y de hermanamiento con ella la hacemos nuestra, prolongando nuestro sentir en sus múltiples pieles con recursos artísticos.

La salida del agua se regula con una llave de paso, a disposición del espectador para que interactúe.

Encontrarnos una fuente ornamental en el lecho de un río no deja de sugerirnos que, aunque en este caso tenga una explicación muy sencilla, el agua también puede ir en contra de la ley de la gravedad, más allá de un pensamiento poético. Lo mismo que sabemos que lo que más abunda en el universo es la antimateria, ya se está estudiando a nivel de formulación matemática la antigravedad. Esta obra en su modestia no deja de reflexionar, más que en sus implicaciones, en su realidad.

JOSÉ ANTONIO ANDRÉS VERA. “FLUJO DE LUZ Y AGUA”

JOSÉ ANTONIO ANDRÉS VERA. “FLUJO DE LUZ Y AGUA”

A la orilla del río Saja, y sobre el bosque de ribera, se ha generado una línea visual confeccionada con tela luminiscente donada por la empresa TEXTIL SANTANDERINA.

Combinar el agua, que percibimos por la luz que refleja a través de los árboles de ribera, con la luminiscencia del elemento textil incorporado, permite armonizar dos movimientos, dos flujos fundamentales para la vida: el agua y la luz.

COLECTIVO DEB VAN DEE

COLECTIVO DEB VAN DEE

Sobre y bajo las ruinas de una arquitectura abandonada en el pueblo de Herrera de Ibio, con sus piedras musgosas y la selva que inunda el espacio dispuesto como habitable, GUILLERMO Y MARÍA, han tejido un techo de fantasía con colores, con los trazos que constituyen hilos de lana tensos entre las estructuras de muros abandonados y troncos retorcidos.

JOAN MIRANDES Y TATE LUCENA. – “EXPLORANDO ACERCAMIENTOS”

JOAN MIRANDES Y TATE LUCENA. – “EXPLORANDO ACERCAMIENTOS”

En el interior del bosque, de la maleza salvaje y junto a la unión del arroyo Pulero, con el río Saja, JOAN Y TATE, han desarrollado una intervención, puramente “landart”, generando de lo salvaje, un paisaje íntimo y sugestivo, que te anima a escuchar los rumores del río, el canto de los pájaros y el roce de las hojas mecidas por el viento.

Según su autor Joan, esta propuesta tiene que ver con la silvicultura (cultura de las zonas selváticas), es decir, en la exploración de posibilidades de simbiosis entre hombre y selva en sus diversos aspectos, demasiado a menudo centrándose solo en la explotación de recursos.

En el trabajo que presento intento dar más espacio al bosque, a su identidad, a su complejo equilibrio, buscando caminos hacia una relación recíproca, y yo, como hombre buscando cómo recorrerlos.

Hacia esa dirección, escogí un espacio que me parecía rico en interrelaciones; fusión de elementos análogos, lugar intermedio entre el pueblo y el bosque, tensión entre opuestos, en un escenario donde todo parece fortuito .

Así, evocando más que concretando, enmarcando más que transformando, intuyendo más que sabiendo, iré buscando su presencia e invitando a compartirla.  JOAN MIRANDES.  30 de abril de 2018

MANU PÉREZ DE ARRILUCEA – “PASAJE”

MANU PÉREZ DE ARRILUCEA – “PASAJE”

En el estratégico enclave de la unión del arroyo Pulero, con el gran río Saja, sobre las aguas del tramo final de aquel, cuelga a modo de balcón observador de la naturaleza que lo circunda unas cortinas que encuadran el paisaje, desafiando el contexto y provocando sensaciones contradictorias y al mismo tiempo sugerentes y evocadoras.

 

JOSÉ ANTONIO ANDRÉS – “LA DONCELLA DE MAZCUERRAS”

JOSÉ ANTONIO ANDRÉS – “LA DONCELLA DE MAZCUERRAS”

Pieza escultórica elaborada sobre un tronco de roble de 290 cm de largo, y tratado con resinas para su conservación, que ofrece un deleite de formas puras representadas bajo la eterna imagen evocadora de la mujer.  Instalada junto a la Plaza de Concha Espina.

 

COLECTIVO PIGMENTO -LOS CUATRO ELEMENTOS PRIMIGENIOS

COLECTIVO PIGMENTO -LOS CUATRO ELEMENTOS PRIMIGENIOS

El Colectivo PIGMENTO, constituido por Rosa Diego y Rosa Gil, de La Rioja, nos han propuesta la edición de ASELART 2018, una intervención en el entorno rural que implica una aportación creativa al mismo tiempo que una participación educativa de todos los vecinos que han querido implicarse en la labor de creación, por tanto una función no sólo estética, sino también educativa.  El eje vertebral gira en torno a los cuatro elementos primigenios: AIRE, AGUA, TIERRA Y FUEGO,  representados en cuatro instalaciones repartidas por el núcleo urbano de Mazcuerras.

LOS CUATRO ELEMENTOS PRIMIGENIOS

La intervención “Los cuatro elementos primigenios” tiene su origen en talleres participativos, abiertos a todas las personas interesadas en vivir de primera mano el proceso de diseño y creación de obras de arte efímero en la naturaleza, dentro del Street Land Art. Se trata de cuatro obras independientes, unidas por un hilo conductor, los cuatro elementos primigenios: Tierra, Agua, Aire y Fuego. Su simbología ha sido utilizada desde la antigüedad para interpretar y comprender nuestra relación con el mundo y son las energías vitales que nos acompañan toda la vida. En estas tierras cántabras se hace latente el contacto que sus habitantes han tenido con la naturaleza desde siempre: respetuoso, simbiótico y sincero.

Gracias a todos los que habéis hecho posible esta experiencia.

 

TIERRA. Dejar huella

Como dijo Josefina Aldecoa: “Lo que no se comparte no deja huella ni nostalgia”. A lo largo de la vida dejamos huella en el territorio que habitamos y el Hombre, en un intento de trascender, busca dejar su huella y su legado a sus descendientes.

La tierra de Mazcuerras, la tierra sobre la que pisamos, es la protagonista de esta intervención. Ella y todos los que han habitado aquí desde tiempo inmemorial dejando su huella en prados, huertas, calles…

La obra se ubica en la entrada de la ermita de San Pedro. Está compuesta por una urna donde se expone un cepellón de tierra del pueblo, como homenaje a sus habitantes y como reconocimiento de su valor. Queda elevada y protegida como una joya. Alrededor, sobre placas de barro rojo, se pueden ver las huellas de sus moradores actuales que han participado en su creación. El mosaico que forman estas teselas representa las casas de Mazcuerras unidas, creando así un conjunto de vivencias, fruto de su individualidad. Cada tesela, como cada casa, refleja la personalidad de su autor. Juntas forman una miscelánea tranquila y amable, como lo es el pueblo.

 

AGUA. Renacer una y otra vez

El bebedero del manantial de El Berque, hoy en desuso, es el escenario de esta instalación. La obra está realizada íntegramente con plástico de botellas de agua (PET). Con más de 400 botellas ensartadas se crea la ficción de un nuevo chorro de agua, que mana desde lo alto de la ladera y quiere inundarnos.

Tras un primer impacto visual se busca un impacto en la conciencia del espectador. Es una crítica al abuso que cometemos con el agua, ya sea por un consumo abusivo e irresponsable o por su contaminación indiscriminada, un bien preciado sin el cual no sería posible la vida (más del 60 % de nuestro cuerpo y el 70 % de la superficie terrestre es agua). También queda implícita la crítica a los excesos en el consumo de envases de plástico, irracional y caprichoso, que pone en peligro la salud de nuestros mares y desestabiliza los recursos naturales.

Así la contradicción de crear agua con las botellas de plástico que la contienen, cambiar el contenido por el continente, pretende ser el acicate para la reflexión sobre nuestro uso/abuso, tanto del agua como del plástico.

 

AIRE. Escuchar los sentimientos

Tan sutil como una sensación, el aire nos rodea, pero no lo vemos. Es el conductor invisible del sonido y al respirarlo nos proporciona el oxígeno necesario para vivir. Estas premisas son la base de esta instalación, colocada en el nogal de una entrada del pueblo, como puerta de bienvenida.

De la rama del árbol cuelga un cono que mecido por el aire nos regala tintineantes sonidos. Junto al árbol hay un banco que sugiere sentarse para descansar y reflexionar. Aquí la reflexión se vuelve introspección. El sonido en que se convierte el aire al acariciar el cono nos invita a hacer un alto en el camino y escuchar. Nos impulsa a prestar más atención a la naturaleza y a nosotros mismos.

El rincón en que se encuentra esta obra forma un triángulo entre dos caminos. Como un viaje de ida y vuelta, donde un camino es de ida y tras la experiencia sensorial ya no eres la misma persona y vuelves por otro camino. El cono colgado del nogal y el triángulo donde asienta sus raíces hacen de sus proporciones un espacio mágico donde respirar y ser conscientes de nuestro lugar en el mundo.

 

FUEGO. Purificar la mente

 La entrada a una casa de dos plantas, elegante en su sencillez y hoy deshabitada, alberga esta instalación. Arquitectura que, como a sus moradores de antaño, da cobijo, protección e intimidad. Cuántas noches se habrán reunido alrededor del fuego del hogar, contando cómo les había ido el día, observando las espirales que las llamas formaban en un baile de vida y evolución. Esta entrada también servía de punto de encuentro en las tardes lluviosas, donde los vecinos compartían sus anécdotas, alegrías y desventuras. Este verano queremos recuperar el espacio donde reunirse, llueva o no, para seguir compartiendo…

En esta obra el fuego se interpreta desde una doble visión: como aliado del hombre para calentarse en invierno, ver en la oscuridad, cocinar los alimentos y protegerse del peligro; y el fuego como sol infinito, sin principio ni final, que nos acompaña en un ciclo eterno. Este ciclo se representa con una espiral roja sobre el negro del carbón, dibujada en el suelo con pigmentos naturales. Siendo la espiral la hipnótica sinuosidad del fuego y el carbón los restos de éste, como recuerdo de su gran poder, tanto benefactor como devastador.

MANÍN CARRERA – “CRISÁLIDA”

MANÍN CARRERA – “CRISÁLIDA”

Manín,  artista cántabro, de Selaya, nos ofrece su obra titulada “CRISÁLIDA”.

  Crisálida es una instalación/intervención en el paisaje de lo que he llamado Arte Conciencia. Está realizada con materiales desechados:

la carcasa de los velones que he ido guardando durante varios años, usados en la ceremonia religiosa de las fiestas de la virgen del Carmen del pueblo de mis ancestros Barcena de Villacarriedo, un pueblo muy pequeño con una gran devoción a su virgen.  Cada persona lleva un velón.

El resto son botellines y  botellas, de plástico y  cristal usadas en entorno privado, que la gente irá depositando en determinados puntos sabiendo que su destino es formar parte de una pieza de arte.

Estos son los que darán forma y color a la crisálida, la cual a la vez tendrá su propia luz interior de manera que parezca latir, que está viva, y un sonido ( Aun estoy construyéndolo).

Esta será la parte superior.

La parte inferior es una estructura que consta de un espejo central de unos 2 m. de diámetro rodeado por una estructura construida con botellas de vidrio que, las que miran hacia el centro están rotas por el culo, de manera que se vean todos los cortes, filos, y a medida que van mirando hacia el exterior estarán enteras. Con eso se pretende mostrar un cambio, el material, a medida que gira hacia el espejo se va fragmentando teniendo asi su propia transformación.

Este anillo tiene a su vez su propia iluminación.

En la parte superior, sobre la Crisálida,  un sistema oculto de iluminación ilumina la bóveda de hojas, pretendiendo conseguir un efecto de luz violeta. La idea es que cuando vas acercándote a la pieza, solo ves la Crisálida, al llegar a ella, ya ves la estructura del suelo y la crisálida reflejada en en el espejo ahí es, en la imagen reflejada, donde se ve el violeta que ilumina las hojas rodeando la imagen de la crisálida latiendo. Como si estuviera dentro de la Tierra.

Con esta pieza quiero expresar el que en la situación actual de la sociedad, de la humanidad, o tenemos una transformación muy profunda, la cual no podemos hacer sin tener en cuenta la Tierra, llamando Tierra al planeta como entidad consciente de la que formamos parte, o caeremos en una autodestrucción..

La Tierra como sistema autorregulable aporta la energía necesaria para cualquier proceso natural, eso es lo que simbolizarían las botellas de vidrio, que al dirigirse hacia el centro, hacia el espejo, van fragmentándose sufriendo así una transformación, pasando a ser energía la cual actuaría a través del espejo, que es lo que este simbolizaría, la conexión con la Tierra.

A través de esta conexión, simplemente con el reflejo, con esa energía, esa frecuencia, se va realizando la metamorfosis que esta sucediendo en este capullo, en la Crisálida.

Y el por qué de los materiales de la Crisálida, los velones y los botellines:

Lo primero el tipo de material, el plástico, símbolo central de la era de mayor destrucción del medio, del planeta, de la perdida del respeto a la vida y a lo Natural. Un material dañino hasta limites insospechados, que no somos capaces de gestionar ni abandonar.

ROBERTO PAJARES, “EL PÁJARO”

ROBERTO PAJARES, “EL PÁJARO”

El “PÁJARO”,  escultor y creador riojano, de profesión ermitaño, en la Sierra de Cameros, nos ofrece  cuatro lienzos que hablan de la historia remota de la Ermita de Lomos de Orios, donde habita.  Lienzos colgados, en apariencia desde la más remota antigüedad, en el porche de la Iglesia parroquial de S. Martín, de Mazcuerras.

FRAN QUEROL – FILOSOFÍA INALAMBRICA

FRAN QUEROL – FILOSOFÍA INALAMBRICA

FRAN QUEROL,  escultor torrelaveguense, de Cantabria, nos ofrece una instalación colorista y orgánica, que viste el entorno del Ayuntamiento de Mazcuerras, con once monolitos de gran tamaño.

Confiere la acción con la abstracción, el orden con la tolerancia, el proceso con la admiración, la forma con el sentimiento y el ritmo con la reacción.